algo que realmente amas

Christian Winther vino a Costa Rica en el 2004 y patino con los muchachos de Perez Zeledon. Esta es su impresion de ese momento.

En el 2004, despues de ver una foto de la playa con palmeras y una ola que pareciera no terminar, yo decidi ir a Costa Rica. Yo no sabia mucho acerca del lugar exepto que solo queria ir ahi. no soy muy bueno para investigar antes de ir a lugares, entonses enpaque pocas cosas traje mis tablas de surf y mi patineta y deje la oscuridad y el frio de noviembre de suecia detras de mi.

Una vez en San Jose mi patineta se me perdio en el transito, y pase el primer mes viajando en los alrededores y surfeando lo mas que podia. Despues de eso termine alquilando una pequeña casa en Dominicalito.
El lugar es como un grupo de casas situadas en una hermosa playa a pocos kilometros afuera de Dominical en la Costa Pacifica de Costa Rica. Ahi no habia ATM en Dominical en el momento asi que habia que tomar el autobus hacia San Isidro cada vez que se gastaba el dinero. Esos viajes en bus eran largos. No en distancia pero si en tiempo, pero disfrute cada segundo de eso. La vista a las montañas, la gente cada dia combersando y riendose y las interminables paradas en pequeños pueblos. No fue lo mismo que andar en el bus del este del mundo donde la gente cree que uno esta loco si trata de combersar con ellos, y esto puso mi personalidad mas que bien…

La navidad se acercaba y desde que estaba ahi por mi mismo me di cuenta que tenia que darme mis propios regalos. Estube disgustado con el area, todo era muy encerio y aveces surfistas agresivos, y fui yo mismo y me compre una patineta y una guitarra. Me tomo un dia preguntando en los alrededores donde encontrar el skatepark local Polideportivo, el area comunal de recreacion. Y vi una rampa en forma de U de concreto de 2 metros con huecos y en mal estado. Despues de un poco de usar la rampa decidi que iba dejar el dinosaurio dormir. Cuando estaba mirando este mounstro yo escuche ruedas rodar en concreto y movimiento en la direccion del sonido.
Solo a una poca distancia bajo un techo habia un poco de curvas, rieles y rampas ( esto definitivamente solia verse mejor mejor) y pocos muchachos patinando.

Me presente sin saber mucho español y les pregunte que si estaba bien si me unia a patinar y lo cual respondieron con ok y grandes sonrisas.
Yo empeze a ir atras y adelante como una computadora para salir con los muchachos de san isidro. Y despues de que los conoci ellos me mostraron su ciudad y muchos spots que tenian que ofrecer. Comparado a los agresivos surfistas esto fue algo completamente diferente. Me refiero a que nadie va a gritar: Largate este es mi spot!! Como se aprovecha de una curva o una rampa. Los muchachos estaban impresionados de que yo estubiera ahi y querian que patinara sus spots. Gran diferencia.

Creo que lo que me impresiono mas, aparte de su amistad, fue que no importa el mal stado de sus tablas y rampas ( usted y yo probablemente tendriamos pesadillas solo mirandolos, dejalos solos patinando) ellos nunca se quejan, esto me recordo cuan importante es dejar todo ir en algo que realmente amas.

Hice algunos buenos amigos en San Isidro y una vez mas recorde lo que es una hacedora de amigos como este pequeño troso de madera con cuatro llantas que llamamos patineta.

No sabia que 8 años despues iba a recibir un correo de u amigo aleman quien, junto a algunos amigos empezaron un proyecto para ayudar a construir un skatepark en San Isidro y lo estan haciendo, inevitablemente corri a mis amigos quienes le dijeron acerca de mi relativamente corta presencia ahi. no puedo decirte lo feliz que estube cuando escuche acerca de este proyecto. Estoy seguro de que esto va a hacer una gran diferencia para los skaters de San Isidro y ellos realmente lo merecen porque ellos pagaron sus deudas. cree me!
JC Winther

Suscribirse a nuestra lista de correo

* Esto indica que el campo es obligatorio