Lomo Workshop

Somos un grupo de estudiantes de la Universidad de Applied Sciences en Slazburg, Austria, y hemos centrado nuestro proyecto final en enseñar a los jóvenes a cerca de varias formas de crear arte y media en nuestros talleres. Una de estas formas incluyo un taller de fotografía. Estamos muy felices de que Lomography se entusiasmo con nuestro proyecto y nos apoyo con 10 de sus cámaras, muchos rollos para filmar y un escáner de Smartphone.

Los niños fueron muy abiertos y aapuntados, así que después de un corto tiempo, pudimos empezar con el taller de Lomografia. Porque conocíamos a la mayoría de los niños principalmente del skatepark, nos interesamos mucho en lo que hacen fuera del skatepark todos los días. Así que se nos ocurrió la idea de dejarlos tomar 24 horas de su vida en 36 fotografías. Las cámaras calzaron perfectamente en el trabajo, porque los jóvenes pudieron concentrarse en la creatividad sin preocuparse en ajustes técnicos. Nuestra meta era mostrarles la diversión y lo emocionante de la fotografía y aprender de sus diferentes vistas del mundo.

Después de que les explicamos a los niños nuestros planes, se entusiasmaron mucho. Hicimos una lista de todos los participantes, en orden para así darle a cada uno su cámara. En ese tiempo no teníamos permiso de utilizar las aulas que están cerca del skatepark. En esa semana llegaron dos voluntarios Miriam y Marco y se nos unieron. Inmediatamente nos llevamos bien y ellos nos ayudaron mucho a organizar y documentar el taller. Después dimos las cámaras por medio de una rifa, les mostramos a los niños algunos ejemplos de fotos de Lomo y preparamos los rollos juntos. Después les explicamos cómo funcionan las cámaras y les dimos algunos consejos para obtener buenos resultados.

Todos estaban muy ambiciosos y no podían esperar por empezar. Por supuesto, al principio, muchas fotos fueron tomadas en el skatepark documentando su ocupación favorita. Ahí mismo contestamos algunas preguntas a cerca de las cámaras que surgieron y les dimos un par de consejos mas. 24 horas después nos encontramos nuevamente en el skatepark para recoger las cámaras. Para nuestra gran sorpresa todos los niños llegaron a tiempo, a pesar de una lluvia muy fuerte! Ellos ya nos estaban esperando para devolver las cámaras con los rollos llenos. No conocíamos mucho a la mayoría de los niños y algunos no los conocíamos para nada hasta el día del taller, así que no estábamos muy seguros de que devolvieran todas las cámaras, pero en este momento creamos la confianza con los niños. Conocimos caras felices y niños ambiciosos, que no pudieron esperar a decirnos acerca de sus mejores fotos y resultados.

Por petición, una tienda de fotografía en San Isidro estuvo dispuesta a darnos un descuento para revelar las fotos- nos alegramos mucho por el apoyo! los niños tomaron muchas fotos increíbles, eso nos dejo tener una idea de lo que hacen los niños cada día en su vida. Por supuesto muchas fotos fueron tomadas en el skatepark, por eso es una parte muy importante de sus vidas. Presentamos las fotografías en la última reunión en las aulas a la par del skatepark, junto con los resultados de los otros talleres y le dimos algunas fotos y un retrato a cada uno de los participantes del taller.

Antes de viajar de vuelta a casa, donamos las cámaras, y dejamos varios rollos y un escáner para talleres futuros en el proyecto.

Nos gustaría agradecer a Lomography por su generosa donación, apoyo y por lo tanto la posibilidad de realmente contar con las herramientas para la producción creativa sobre los niños.

Suscribirse a nuestra lista de correo

* Esto indica que el campo es obligatorio